O site de RedCLARA usa cookies para te oferecer a melhor experiência possível na web.

Ao continuar a usar este site, você concorda em que armazenemos e acessemos cookies em seu dispositivo. Por favor, certifique-se de ler a Política de Cookies. Learn more

I understand
Enrique Zas

Estrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativa

Miembro y representante en España del Observatorio Pierre Auger, y Catedrático del Instituto Gallego de Física de Altas Energías del Departamento de Física de Partículas de la Facultad de Física de la Universidad de Santiago de Compostela, Enrique Zas nos compartió su experiencia en el proceso de observación de la fusión de dos estrellas de neutrones registrado el 17 de agosto recién pasado, la que sindica como una experiencia que cambió la vida de los científicos que en ella participaron.

Dra. Kathy Vivas

Estrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativa

De nacionalidad venezolana, licenciada en Física de la Universidad de Los Andes y doctora en Astrofísica de la Universidad Yale, Kathy Vivas, se desempeña como astrónoma de apoyo en el Observatorio Inter Americano Cerro Tololo, en La Serena, Chile. Desde ahí participó junto al enorme grupo científico que a través de los continentes, gracias a las redes académicas avanzadas, combinaron sus esfuerzos para lograr las primeras observaciones históricas de una kilonova: la fusión de dos estrellas de neutrones ocurrida hace 130 millones de años en la galaxia NGC 4993 de la constelación de Hidra. Conversamos con ella de la importancia de esta colaboración y de cómo se llevó a cabo.

Tololo

Estrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativaEstrela inativa

17 de agosto, 2017: los científicos del mundo que estudian el Universo presencian y analizan en línea y en vivo un evento histórico que marcará un antes y un después en la forma de comprender el estudio y desarrollo de la Astronomía. La noticia se difunde en todo el mundo el día 17 de octubre, y en nuestras casas y oficinas, en el transporte público o en las calles, vemos en nuestros televisores, dispositivos móviles y computadoras, la recreación de la fusión de dos estrellas de neutrones ocurrida hace 130 millones de años en NGC 4993, la mayor de las galaxias de la constelación de Hidra. Catalogado como cataclísmico, lo alucinante y el por qué de la revolución mediática y científica de este fenómeno astronómico está en el hecho de ser el primero en la historia que se ha podido registrar, ver y escuchar de forma simultánea gracias a los telescopios, radiotelescopios,detectores de ondas gravitatorias y las redes avanzadas de Internet -como RedCLARA y GÉANT, a nivel regional- que permitieron el trabajo colaborativo de casi un centenar de centros astronómicos, laboratorios y universidades, y más de tres mil investigadores, que desde todas las latitudes del mundo contribuyeron en el magno estudio.