RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

BELLA: el cable EllaLink entre Sudamérica y Europa y la futura expansión de RedCLARA

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En 2021 Sudamérica podrá contar por primera vez con un sistema de cable de comunicación submarino de última generación conectado directamente a Europa. El 14 de diciembre de 2020, EllaLink, propietaria del cable submarino del mismo nombre, y Alcatel Submarine Networks (ASN), responsable de la fabricación y despliegue del sistema de cable, realizaron el anclaje del cable EllaLink en la Playa del Futuro en Fortaleza, capital del estado brasileño de Ceará. Se espera que la conexión entre Fortaleza y Sines, en Portugal, a una distancia de alrededor de 6000 km, se complete en enero de 2021, y se espera que el cable resultante esté listo para el servicio (RFS – ready for service) en el segundo trimestre de 2021.

(Por Michael Stanton, Científico de Red en RNP, , 11 de enero de 2021) Este es solo el segundo enlace de cable de fibra óptica directo entre América del Sur y Europa. En el año 2000 se tendió el cable Atlantis-2 entre Argentina y Portugal, con aterrizajes en Brasil, Cabo Verde, Senegal y Canarias (España). Sin embargo, la tecnología adoptada en Atlantis-2 no cubrió la gran explosión del tráfico de datos debido a Internet, ya que se instaló con una capacidad bruta de 40 Gigabits por segundo (Gb/s). Como resultado, otros tres sistemas de cable (Globenet, SAC y SAm-1) con una capacidad mucho mayor, habilitados mediante el uso de la más avanzada tecnología DWDM (Dense Wavelength Division Multiplexing) y construidos alrededor del mismo año 2000 entre América del Norte y América del Sur, dominó durante muchos años casi todo el tráfico internacional de Internet entre América del Sur y Europa. A partir de 2014, se ha construido una nueva generación de cables de mayor capacidad entre América del Norte y América del Sur, utilizando tecnología de 100 Gb/s (AMX-1, Seabras-1, Monet, BRUSA), y para 2019 dos cables similares ya estaban operando entre Fortaleza y África subsahariana (SACS, SAIL).

El futuro cable transatlántico a Europa tendrá una capacidad máxima de datos de 72 terabits por segundo (Tb/s), de los cuales más del 9%, equivalente a 6,75 Tb/s, se están adquiriendo para el uso específico de las comunidades de investigación y la educación (I + E) en América Latina y Europa durante la vida útil del cable, inicialmente estimada en 25 años. Obtener este acceso al cable EllaLink fue uno de los principales dos objetivos del programa BELLA (Building the Europe Link to Latin America). El otro, es proporcionar una capilaridad adecuada de acceso latinoamericano al cable EllaLink, mediante la mejora de las redes de I + E dentro de América Latina. Las redes de I + E en América Latina que actualmente participan en BELLA incluyen las redes nacionales de Brasil (RNP), Chile (REUNA), Colombia (RENATA) y Ecuador (CEDIA), así como la red regional de América Latina (RedCLARA). Desde Europa, las redes de I + E participantes son de Francia (RENATER), Alemania (DFN), Italia (GARR), Portugal (FCCN) y España (RedIris), así como la red regional europea (GÉANT). Las inversiones del lado europeo están siendo apoyadas por la Comisión Europea (CE) y del lado latinoamericano, a través del apoyo financiero de las redes nacionales de I + E directamente involucradas y por RedCLARA.

Entre las aplicaciones de I + E, la capacidad disponible del cable EllaLink puede utilizarse para colaboraciones a gran escala que involucren a investigadores de las dos regiones. Éstas incluirán Copernicus, el programa europeo de Observación de la Tierra, experimentos de Física de Altas Energías, que involucran el acelerador de partículas en el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) y el uso de telescopios ópticos (ESO) y de radio (ALMA), entre otros ubicados en Chile.

La nueva conexión también reducirá sustancialmente el retraso efectivo de extremo a extremo en la propagación de la señal entre Europa y América del Sur, en algunos casos hasta en un 50%, lo que permitirá una mayor interactividad (respuesta más rápida) por parte de los investigadores que acceden a datos remotos en el otro continente.

El cable que se instala actualmente desde diciembre de 2020 conecta las ciudades de Fortaleza, Brasil, y Sines, Portugal, e incluye aterrizajes en Funchal (Madeira, Portugal) y Praia (Cabo Verde), como se muestra en la Figura 1. Esta cobertura estará lista para servicio (RFS) en el segundo trimestre de 2021.

Figura 1: La primera fase de construcción del cable EllaLink (cortesía de EllaLink).

Se espera que una segunda fase de extensión de EllaLink incluya sucursales que presten servicios en Marruecos, Las Palmas (Islas Canarias, España), Mauritania, Senegal, Kourou (Guayana Francesa) y São Paulo y Río de Janeiro (Brasil).

Como ya se mencionó, el programa BELLA también incluye la provisión de una capilaridad adecuada de acceso latinoamericano al aterrizaje del cable EllaLink en Fortaleza, a través de la mejora de las redes de I + E dentro de América Latina. Esto está siendo coordinado por RedCLARA, involucrando inicialmente a las redes nacionales que actualmente participan en BELLA (Brasil, Chile, Colombia y Ecuador). Cada una de estas redes participa mejorando la capacidad de su infraestructura de red nacional para admitir múltiples enlaces internos de 100G, algunos de los cuales se disponibilizarán para ser usados por RedCLARA. Además, RedCLARA está adquiriendo una infraestructura similar para interconectar estas 4 redes de socios, así como otras redes nacionales que puedan unirse en el futuro. El mapa de la figura 2 muestra la topología de red esperada de RedCLARA en 2021.

Figura 2: La topología planificada para RedCLARA en 2021.

La nueva topología de RedCLARA también proporcionará un acceso adecuado a los sistemas de cable internacionales existentes y en uso por las redes de I + E en América del Sur, especialmente las conexiones a América del Norte y África, en colaboración con el grupo CIARA de la Universidad Internacional de Florida (FIU) y de la red nacional de investigación y educación sudafricana Tenet-Sanren.