RedCLARA utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia web posible.

Al continuar y utilizar este sitio, usted acepta que podamos almacenar y acceder a las cookies en su dispositivo. Asegúrese de haber leído la Política de Cookies. Saber más

Acepto

Rafael Ibarra: “RedCLARA es un ente facilitador y articulador para lograr desarrollar proyectos de investigación en las distintas áreas del conocimiento científico en Latinoamérica”

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Conozca la voz del Presidente del Directorio de la Red Avanzada de Investigación, Ciencia y Educación Salvadoreña, RAICES, y su visión sobre RedCLARA y la colaboración. Lea ésta y otras entrevistas en el libro RedCLARA: Nombre, voz e instrumento de la colaboración en América Latina”.

Rafael Ibarra

¿Qué viene a su mente cuando escucha que un investigador habla acerca de la colaboración?
Pienso que la colaboración es la única forma de hacer avanzar la ciencia hoy en día. Es muy difícil que en la actualidad alguien pueda trabajar solo y por sí mismo en el campo de la investigación, en cualquier disciplina científica, ya sea en las ramas sociales, salud, ciencias exactas, naturales o en las ingenierías, se deben compartir los resultados, los experimentos, las mediciones, los análisis, los fracasos y los avances, teniendo en consideración el respeto a los méritos de cada quien y de cada institución.

Los costos de instalar y mantener laboratorios, equipos y computadores para desarrollar proyectos de investigación son altos si se asumen por una sola institución, o aun, a veces, por un solo país. Los talentos, capacidades y experiencias también son activos que producen más si se comparten.

Esta colaboración entre homólogos se realiza tanto dentro de un país como a nivel internacional, y la forma más eficiente para lograrlo es por medio de las redes avanzadas, de la que RedCLARA y las redes nacionales que la componen, son los mejores exponentes en la región.

¿Qué identificaría como lo más importante de las redes de investigación y educación?
La capacidad de compartir información y establecer formas novedosas de cooperación entre homólogos, investigadores y docentes de disciplinas similares. Estas redes permiten que científicos y estudiosos de los diversos fenómenos y aspectos que son parte de las agendas de investigación de los países e instituciones, puedan revisar y apoyarse en la experiencia y los resultados de otros colegas, tanto en la región latinoamericana como en el mundo.

Las redes de investigación y educación facilitan y fomentan la colaboración entre los investigadores de un país, y de éstos con sus pares en otras naciones. Se ha convertido en un binomio eficiente el que se da cuando las mismas redes de investigación y educación, como organizaciones formales, administran las redes avanzadas en un país.

Entonces, el aporte más relevante de las redes avanzadas es la provisión de un canal de comunicaciones de tecnología contemporánea y en continuo avance, con alta velocidad, canales con la menor tasa de utilización compartida y, por tanto, con la mayor eficiencia y calidad.

¿Cómo describiría el papel de RedCLARA, tanto a nivel regional como a nivel global?
RedCLARA es un ente facilitador y articulador para lograr desarrollar proyectos de investigación en las distintas áreas del conocimiento científico en Latinoamérica. Esta organización está llamada a convertirse en el punto de encuentro de investigadores, científicos y docentes de educación superior en la región, proveyendo la conectividad eficiente de alta velocidad, los espacios virtuales de relación y las herramientas modernas de comunicación, almacenamiento y procesamiento de información científica.

De cara al resto del mundo, RedCLARA ya es el referente que representa a Latinoamérica en los foros internacionales que tratan sobre el desarrollo de la e-Ciencia. En buena medida, RedCLARA conoce y recoge las inquietudes, las situaciones nacionales y el estado del desarrollo de la ciencia y la tecnología propia en nuestros países. Es un portavoz calificado, pues sus miembros son precisamente las redes nacionales de investigación y educación en los países latinoamericanos, y eso le permite mantener actualizada la información que gestiona, presentar la situación de la región ante el resto del mundo e incidir en la concreción de proyectos de beneficio común.

¿Cuál ha sido para su red la importancia central del proyecto ALICE2?
ALICE2, y su predecesor ALICE, han sido fundamentales para la existencia y desarrollo de RAICES, la red nacional de investigación y educación de El Salvador. Como en otros países miembros de RedCLARA, antes de este proyecto no existía una red nacional de investigación y educación, y fue gracias a esta oportunidad de lograr la conectividad contando con apoyo financiero de la Comisión Europea que los actores nacionales involucrados decidieron organizarse y constituir la red RAICES.

El proyecto ALICE2 también ha provisto muchas horas y formas de capacitación, y preparación de recurso humano; formación y desarrollo de comunidades de investigación; dotación de herramientas de comunicación ágiles, modernas y técnicamente eficientes para los mismos investigadores; iniciativas que buscan la inclusión de más países, más redes, más miembros locales y más científicos; y una estrategia sostenible de conectividad continental y allende fronteras.

Todos estos logros han hecho posible que los miembros de nuestra red RAICES puedan entrar en contacto con pares en Latinoamérica y otras regiones. Esta es una nueva forma que los investigadores y docentes locales tienen para entrar en comunicación y, eventualmente, trabajo conjunto, con otros colegas. Igualmente, es una forma en que nuestros miembros pueden enterarse de algunas oportunidades de proyectos colaborativos.

¿Qué tan importante es para RAICES la colaboración con otras redes nacionales y regionales y en qué formas colabora a nivel global?
Para una red como RAICES, que ha iniciado su trabajo al mismo tiempo, e impulsada por la existencia misma de RedCLARA, la colaboración con otras redes nacionales y regionales es una actividad estratégica que apoya su propio crecimiento y desarrollo.

El Salvador, lamentablemente, no es un país que se distinga por altos volúmenes de trabajos de investigación y mucho desarrollo científico. La alianza y posible participación de nuestras universidades en proyectos colaborativos a nivel regional es un apoyo importante en la búsqueda de este desarrollo propio, pues permite acercarse a otros grupos de trabajo que van más adelante en estos temas.

Si RedCLARA no hubiese existido, ¿cómo cree que sería hoy el escenario de la ciencia, la investigación y la innovación en su país?
Estaríamos aun intentando trabajar cada institución en forma aislada en estos temas tan importantes. Si bien hay otras dinámicas, iniciativas y proyectos que se vienen empujando desde hace algún tiempo, la existencia de RedCLARA ha hecho posible contar con algunos recursos que, de otra forma, no estarían presentes ni accesibles a nuestros investigadores, docentes e instituciones.

En otras palabras, si bien habría ocurrido algún avance, considero que la existencia de RedCLARA nos ha permitido visualizar y en algunos casos experimentar otras formas de desarrollar proyectos en el campo de la ciencia y la tecnología.

¿Podría describir su visión de las redes de investigación y educación en el futuro?
Serán un actor cada vez más relevante en el desarrollo de la investigación científica como motor de desarrollo de los países, ya que permiten que los trabajos, proyectos y difusión de resultados alcance a más personas, grupos de trabajo e instituciones.

Las redes de investigación y educación, tanto las nacionales como las regionales, proveerán servicios de primera calidad en cuanto a las comunicaciones, transmisión de datos e información, mantenimiento de comunidades, desarrollo de proyectos y otras formas de avance de la ciencia y la tecnología en la región.

De acuerdo a su propio criterio, ¿cuál debiera ser el rol de RedCLARA en los próximos cinco años?
Además del mantenimiento, gestión y mejora continua de la infraestructura de telecomunicaciones para uso exclusivo de las redes académicas nacionales, debe continuar articulando el trabajo colaborativo de las comunidades de investigación, tanto las que ha fomentado como aquéllas que se acerquen a la red, pre-existentes o en formación, en cualquier disciplina del saber.

La mejora y la innovación continuas en los servicios que provee deben ocupar un lugar preponderante en las tareas de RedCLARA, sobre todo aquéllas que le permiten lucir ante los socios de mejor manera las ventajas de participar en estas redes regionales.

También debe continuar realizando esfuerzos por ampliar la cantidad y calidad de miembros de la red, llegando a países que aun no están conectados y a instituciones que aun no participan de estos beneficios.

En conjunto con sus socios, las redes nacionales, RedCLARA debe continuar con los trabajos para hacer visible ante los actores políticos, los tomadores de decisión y las mismas autoridades de las instituciones que son miembros de las RNIE, la importancia de mantener y ampliar esta importante herramienta para el desarrollo de la e-Ciencia.

Debe mantener y fortalecer sus alianzas con otros actores homólogos en todo el mundo, para lograr trasladar estos beneficios a sus miembros latinoamericanos.

Todas estas acciones, y otras adicionales, deben buscar asegurar la sostenibilidad de RedCLARA y las RNIE, basados en el uso continuo y ampliado de la infraestructura de comunicaciones, así como los servicios y las herramientas provistas por RedCLARA, con el objetivo común de hacer avanzar la innovación, la ciencia y tecnología en nuestra región.