RedCLARA uses cookies to deliver the best possible web experience.

By continuing to use this site, you agree that we may store and access cookies on your device. Please ensure you have read the Cookies Policy. Learn more

I understand

Eduardo Grizendi: La "uberización" de las redes de telecomunicaciones

User Rating: 3 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar InactiveStar Inactive
 

Recientemente, un periodista me preguntó cómo podríamos reducir el costo de las redes de telecomunicaciones. Creo que esperaba una respuesta larga, llena de explicaciones, pero sólo le respondí: “¡compartiendo!”  Y eso está sucediendo, actualmente, de forma intensa en Brasil. ¡Qué bien! Lo más importante es que quien está promoviendo ese cambio es el propio mercado. ¡Mejor aún!

(Fuente: RNP) La infraestructura de telecomunicaciones en Brasil en los últimos años está pasando por una gran transformación. A principios de esta década, proveedores regionales de Internet y operadoras, principalmente Vivo y TIM, invirtieron en la implementación de rutas ópticas.

Sin embargo, cada vez más estos operadores y proveedores hacen este tipo de inversión de forma conjunta, compartiendo el costo de la construcción entre las partes o dividiendo la ruta en diversos tramos, situación en que cada uno es responsable por la implantación de un determinado trozo y, después de la finalización, intercambian entre sí la infraestructura óptica de cada uno de sus fragmentos. Además, si un proveedor identifica una gran oportunidad en un tramo que todos necesitan y no existe la infraestructura, se ejecuta para implementarlo y compartirlo, maximizando su valor.

Se puede decir que el mercado de infraestructura de telecomunicaciones en el país se ha “uberizado", abriéndose, por lo tanto, para el intercambio de sus infraestructuras ópticas. Esto está involucrando más recientemente a Oi, Telefónica y Embratel, operadoras tradicionales en Brasil, que heredaron infraestructuras de las empresas estatales del Sistema Telebrás y no tenían la  costumbre de practicar el compartir.

En los días de hoy, prácticamente no existe infraestructura óptica en el país que no esté siendo compartida por más de un proveedor u operadora. Estos actores recurren principalmente a la construcción conjunta y al intercambio de infraestructura para expandir sus rutas ópticas, y, secundariamente, a la contratación aislada de infraestructura, evitando así nuevas  inversiones voluminosas.

Por ejemplo, Vivo y TIM invirtieron en la implantación de cables OPGW en la ruta Belém-Macapá-Manaus, en la Línea de Transmisión de Energía Eléctrica de Tucuruí (Linhão), del Grupo Isolux, ganadora de la subasta ANEEL. Sin embargo, a partir de su entrada en operación, intercambiaron fibras y canales ópticos con otros operadores y proveedores, en particular, en la propia región Norte, por ejemplo, con Embratel, detentora de la ruta por carretera Manaus-Porto Velho (RD), y con Oi, detentora de la ruta, también por carretera, Manaus-Boa Vista (RR).

Los proveedores de Internet locales y regionales construyeron rutas en las regiones Norte, Centro-oeste, Nordeste y Sur. Estos mismos proveedores también intercambiaron las infraestructuras que construían entre sí, y con grandes operadores, ocasionando una expansión de la malla óptica de cada uno, además de sus regiones iniciales de operación.

La Red Nacional de Enseñanza e Investigación (RNP), la red académica brasileña, también ha recurrido a la construcción conjunta, al compartir e intercambiar, para la evolución de su infraestructura de redes, tanto de redes metropolitanas como de larga distancia, para la construcción de su backbone. Las nuevas redes metropolitanas se están construyendo sólo en asociación con proveedores. Como mínimo, se reducen a la mitad los costos de inversión, así como los gastos de su operación.

La nueva generación de su infraestructura de backbone, la red Ipê, está siendo implantada con fibra óptica, en 100 Gbps, para uso de la comunidad de enseñanza e investigación en Brasil. Esta implementación es el resultado del intercambio de pares de fibras con las empresas eléctricas Chesf, Furnas y Eletrosul, respectivamente, en las regiones Nordeste, Sudeste y Sur, y, más allá de esas regiones, del intercambio de canales ópticos con proveedores en el mercado.

Nadie más puede darse el lujo de mantener una infraestructura óptica exclusiva, pues no estará maximizando su valor. El costo de propiedad es alto y tener capital en infraestructura óptica, sin uso, es perder dinero. La "uberización" de las infraestructuras vino para quedarse, reduciendo los costos de inversión, de la operación y del mantenimiento de estas redes, por lo tanto, el costo de su propiedad. Todos se han involucrado - operadores, proveedores de internet y la red académica brasileña – y toda la sociedad está ganando con esto.

*Eduardo Grizendi es Director de Ingeniería y Operaciones de la RNP